lunes, 3 de agosto de 2009

Mañana!


En el medio de la nada y sola, en la nada, justo hay donde aun no hay nada, pero se puede plantar para después cosechar. Sola, sí, siempre lo eh dicho, pero creo que hasta hace muy poco lo asumí, y no me molestó en lo absoluto, de hecho me agrado, aunque se que siempre tengo a alguien a mi lado con quien caminar, pero en estos momentos quiero caminar sola, conmigo misma, ver que resulta de este paseo.

Desde que emprendí este camino, una noche de año nuevo, dije que había un motivo, lo mantuve siempre presente, pero creo que olvide a la protagonista principal de todo este cuento, esa que sabe cuanto vale y que es lo que provoca. La que se queda con dudas por mil, por no atreverse a preguntar, pero sacar las cosas por deducción se le hace más entretenido. La que piensa a la velocidad de la luz las cosas, pero no las expresa, no por miedo sino por respeto. Esa que se desadapta con facilidad de este mundo y se pierde en las profundidades de su sub mundo, que nadie entiende y pocos leen. Esa que solo observa a su alrededor como todos corren y ella deja pasar, haciéndose a un lado. La que elige con pinzas de operación a cada persona que la rodea y que conforma su núcleo especial. La soñadora que traza vidas, en un segundo, las arma, las desarma, y todo queda en un pensamiento. Una miedosa, que no se atreve a dar los primeros pasos en el camino del corazón, y por ende se puede estar sola eternamente, esperando, alejándose o quizás como. La que odia crecer por ser un ser social, que aunque ya lo tenga arraigado en los genes, ya no tiene vuelta atrás. La loca que dejo la vergüenza atrás, y se atreve a gritar. La despistada que vive durmiendo, en un mundo paralelo lleno de fantasía y cosas resueltas que en el mundo real no se resuelven. La niña chica que no quiere crecer por miedo a transformarse en un zombie sin sonrisa. La que anda por encima del agua con tal de mantener un equilibrio. La que guarda mucho y poco esconde. La que no para de solucionar la vida de los demás y la de ella la deja atrás, por miedo ah... Quien sabe a que.