miércoles, 18 de noviembre de 2009

La paciencia puesta a prueba!


Hace más de un mes, partió todo un 8 de Octubre, jueves por la noche, celebración de la salida de solemnes casa de Hongo, un presentimiento de que haber dejado mi celular estuvo mal. Llegamos a la casa llamadas infinitas de mi papá, lo llamo, me avisa que mi mamá está hospitalizada, sin saber que hacer, ni como pensar, trato de asociar un poco, y aparece esa cosa que hace que hagas cosas sin explicación, esa cosa que se llama sentimiento, una angustia atroz me apretó el corazón y solo tenia la necesidad de llegar al hospital.

Llegue, entré y hay estaba mi mamá, llorando de dolor, y pidiendome perdón por haber jodido mis planes, que cosa más absurda mamá tenia que ser. Con cierta impotencia de no poder hacer nada salí de esa sala de urgencias y pasaron varias horas, sin tener nada claro. A las 3am deciden dejarla hospitalizada para hacer un scanner al otro día por la mañana.

Otro día corrido, desordenado, como casi todos los días que han pasado desde ese jueves por la noche, ese día fue una espera eterna por conseguir los resultados de ese ssanner, por fin a las 19.30 hay resultados y arroja un cáncer...

Siempre pensé en cual es la reacción que se tiene cuando te dicen cosas trágicas, ese día la experimente, es creo que la cosa más angustiante que puede pasar, se desorienta todo, se pierde el rumbo, se niega todo, se buscan porqué, y lo más atroz se sufre mucho. Una angustia que en mi vida había experimentado, desde ese día la llevo conmigo, no hay día que pasé y ella no se apodere de mi, si alguna vez le temí a la soledad, esa vez me sentí más sola que nunca.

De ahí en adelante, cada día el panorama se pone más negro, cada día que pasa, se sabe algo que ataca a mi mamá, cada día siento que la pierdo aún más.

Hay más detalles de ese 8 de octubre a la fecha, pasó mi cumpleaños, pronto lo detallaré, mi presentación de teatro, dejar la u, hacerme cargo de emociones que no estaba integradas en mi corazón y lo más potente, es hacerme cargo de mi vida, poder seguir caminando sin el bastón que día a día me acompañaba.

A la fecha sigo igual, un poco más calmada, sin perder las esperanzas de volver a recibir ese rico abrazo que solo una mamá sabe dar, y esperando que mi Gordy vuelva a la casa, si no es así, creo que hay pierdo todo rumbo...

Te amo mamá, aunque estés en sueño profundo por estos días, aún tengo la esperanza de volver a conversar contigo, a reírme de cada cosa que inventabas, y por sobre todo a mirarte y saber que te pasaba.

Por estos días te miro y no entiendo que pasa por tu cabeza!

Esos ojos café claro me miraban hace unos días cuando estaban abiertos y lo único que me decían es no quiero más. Espero equivocarme ...