sábado, 9 de abril de 2011

Volviendo.

Hace una semana me hicieron una pregunta, me preguntaron como estaba, no lo dude, no lo pensé, pero respondí como hace un par de años no lo hacía mi respuesta fue: feliz =). Creo que cuando comencé este año, el no esperar nada, el no proponerme nada me tuvo paralizada un tiempo, el no saber como reaccionar a la adversidad y más aún a lo nuevo. Pero aún así asumí el riesgo de vivir mi vida, de calmarme, de dar prioridades, de cumplir sueños, de dar un paso solo pensando en mi, asumí el riesgo de vivir. Ahora ya un poco más pausada en el andar, me doy cuenta como alguna vez me dijeron, después de tanta tormenta sale el sol, de a poco muestra sus rayos tímidos. Debo decir que no le creo mucho a veces, el otoño o más bien el invierno se hacen presentes, dejando a la deriva todo lo plantado, aún así creo que más de lo que me han quitado no puede ser, aunque sí. Hay un punto en el cual aún no cedo, solo por no tener las herramientas para nadar, en verdad nadie las tiene, pero quizá puede ser que me tire el piquero al fondo de la piscina y aprenda a nadar de una vez. Espero el momento indicado, con locura o sin locura el momento preciso. Alegrarte fue una parte de me felicidad de esa pregunta, la cual me hicieron. El día que vi publicada la noticia, quería que estuvieras aquí, estoy segura que hubieras sido la primera en saltar y felicitarme como cuando gritaba en el computador y venías corriendo. Tenía tantas ganas de contarte, de expresarte mi felicidad, de decirte lo logré. Lo hice días después, creo que en mi ganas de tenerte a veces me pierdo, me invento cuentos, en las ganas de recibir ese abrazo de apoyo, o en esas palabras que nadie me a sabido dar desde que partiste. Me volví más retraída, más loca, más fría, más intolerante, insensible y varias cosas que cambie. Aún sueño con el día de volver a recibir ese abrazo, esas palabras y esa mirada, aún sueño. Como por estos días compruebo que mis sueñosnse hacen realidad, aún sueño con que te volveré a ver, que volveré a una casa cálida y no fría como la de ahora, donde lo único que hago es pensar y tratar de enfocar en que todo esto se debe terminar. Volviendo a soñar, volviendo a creer, volviendo a retomar, quizas volviendo a amar...