viernes, 6 de mayo de 2011

Las tablas.

Hablar de pasión es hablar desde los sentidos o quizá de donde, quien sabe de donde nace la pasión, del corazón puede ser, quizá ... Mi pasión desde que tengo uso de razón de querer algo es el teatro, siempre eh dicho que no se como lo haré, no se si serviré, pero desde que estoy de público hasta cuando estoy en un escenario una sensación extraña me invade, es como disfrutar hasta con la última fibra de los músculos, es como deleitarse. Hoy me sucedió, extrañaba esa sensación de ir más allá del guión, más allá del escenario, ir al corazón ir al como se construyen los personajes, como se caracterizan los rostros, como se dispone el cuerpo, como los nervios traicionan, como se ve cuando un actor esta disfrutando de lo que hace, como se ve el público con la obra, o desde la obra, en verdad estando arriba, más que preocuparse del público o de un determinado público es como si no existiera, los aplausos son los que hacen que el público vuelva a escena, si no es así el público no está.

Hay de todo en las tablas, de buenas obras, hasta malas, hasta increíbles, hasta mmm ya. De todo, la de hoy no era de las buenas, pero me hizo recordar mi amor por el teatro, lo que me mueve a seguir por ese camino que espero algún día llegar a cumplir, por el cuál sueño cuando camino, con él cuál eh postergado por compromisos de vida. Pero jamás dejado de lado ese gran sueño, cada día que pasa crece más, y hace moverme, creo que el estar a la altura del deseo es lo que me complica, cuando llegue ese día que será de mi jajajaajjaaj, pero así es el inconsciente, traicionero, le encanta estar a la altura del deseo y encontrar otra tarea y disfruta angustiando al yo.

Siempre eh dicho que actuar no solo se trata de estar en un escenario, o sea si, pero eso es lo utópico del teatro, pero también hay otro tipo de actuación y es en la que me inserto día a día, levantarse, ponerse el vestuario, la máscara y salir al escenario que se llama vida, a veces cuando camino sola por ahí, me siento en mi propia obra, ayer por ejemplo caminando por las tarrias, uno de mis lugares favoritos en donde hasta mi caminar es distinto, me incorporaba en esa escena mental en la cual para mi todo es una escenario, en donde la improvisación es una arma y donde el guión ya esta escrito. Otra cosa parecida es la que vivo los lunes, es cuando en escuela militar ahí unos sillones los cuales están como si fuera una escenografía, a veces pienso que cuando estoy sentada ahí la gente que llega es porque su sueño frustrado es ser actor, nuestro público que pasa a un paso rápido, mira de reojo, los más curiosos miran con cara de ¿Qué es esto?, jaajajjaaj su cara es graciosa, pero creo que son el mejor público porque se detienen aunque por décimas de segundos a observar esa escena típica de mis días lunes.


* Una de las obras que hasta lloré, fue :"El hombre que daba beber a las mariposas", una obra a otro nivel, tanto por lo teatral, por la puesta en escena, y por el tras fondo del guión, la obra en sí como lo había escuchado es una de las imperdibles.

No me grada escribir en primera persona, pero desde que los lunes me siento en esos sillones decidí en hacerlo, egocentrismo o no, al fin y al cabo cuando ahí que salir al escenario solo el actor sabe lo que viene en el guión, es por esto que a veces es necesario tomarse la obra enserio.